Haití Elecciones 2015: el plato de la esperanza

Por Fabián Villegas.
Ondas Latinas de Facción Latina

Este domingo se llevaron a cabo procesos electorales en 4 países de Latinoamérica y el Caribe, bajo diferentes escenarios y distintas coyunturas políticas, pero el diagnostico que se arrojó para toda la región es más o menos el mismo, un proceso regresivo de derechización en todos los ámbitos de la política, un proceso ampliado de usurpación de muchas de las conquistas sociales y políticas logradas como fruto de procesos de transición democrática y revolucionaria en la región.

De las 4 jornadas electorales la que menos cobertura mediática tuvo, la más ambigua, y la que menos relevancia obtuvo en la opinión pública internacional fueron laseleccionespara Presidente, legisladores, y autoridades municipales desarrolladas en Haití.

Desafortunadamente erradicar la internalización del colonialismo en el imaginario de la “Latinoamericanidad”, o de lo que entendemos por horizonte continental, nos ha llevado siglos, y sigue expresándose en el limitadísimo horizonte mental que tenemos del Caribe.

Pasará lo que pasara este domingo en las elecciones de Haití 2015, el promedio de la opinión pública internacional ve como irrelevante el proceso haitiano frente al escenario político de la región, o en su defecto termina inconscientemente por naturalizar y esencializar el desorden, la violencia y el caos rampante de la jornada electoral, como una condición endémica e inmanente a la condición racial y geopolítica de lahaitianidad.

Este domingo 25 de Octubre la jornada electoral en Haití, se llevó a cabo mucho más en calma y en paz de lo que se esperaba, teniendo como referente comicios anteriores signados por la violencia, intentos de fraude, irregularidades y múltiples enfrentamientos, como fue el caso del comicio del 2010, post terremoto de Enero.

Todo apuntaba a esa dirección, la jornada pre electoral de violencia del 20 de Octubre que dejo alrededor de 15 muertos por enfrentamiento con la policía en “WharfJeremie” una de las comunidades más marginalizadas del país, así como las amenazas de boicotear la elección de ciertos grupos de la delincuencia organizada en el norte del país.

Con un número no tan escandaloso de 278 detenidos, una alta tasa de participación electoral del 32.5 % de acuerdo con el número de votos emitidos yla vigilancia intimidatoria de 9000 agentes de la policía y 2,500 soldados de la MINUSTAH (Misión de las Naciones Unidas para la estabilización de la Haití),la hipocresía de los organismos internacionales que tanto han empobrecido al país, celebraron con júbilo y frenesí el ejercicio democrático de este 25 de Octubre.

¿Que está en juego en este proceso electoral? Todo.

Con un número histórico de más de 50 candidatos disputando la elección, retoricas de campaña bastante similares, redes ampliadas de clientelismo político financiadas por el sector público y privado, ONGs dirigiendo y asesorando campañas y candidaturas, y la inversión de casi 70 millones de dólares por parte de presuntos “donantes extranjeros” en la infraestructura de todo el proceso electoral, hay mucho en juego.
Entre muchos de los debates periféricos incubados desde la sociedad civil en medio de la efervescencia electoral, estaba justamente el trascender las miserables disputas partidistas que solo terminaban por enmascarar los problemas de fondo en el país. La pobreza lacerante, nutricional, la crisis endémica de desempleo, el asistencialismo estructural, el injerencismo político de las potencias, la ocupación militar, la deforestación, la desarticulación del sector agrario como fuerza productiva de la economía,los problemas de vivienda y salud publica agravados por el terremoto del 2010, los problemas migratorios y la situación jurídica de los desnacionalizados, el extractivismo, la progresiva privatización de ciertos servicios públicos etc.

Por la cantidad de candidatos, el cumulo de irregularidades y la deficiente infraestructura, es difícil tener contabilizada y resuelta la elección, sin embargo las encuestas colocan al representante de la oposiciónJudeCelestin de la Liga Alternativa para el Progreso y la Emancipación de Haití (LAPEH), como el gran favorito para ganar esta primera vuelta.

JudeCelestin político sobrio, nacionalista, antipático para los intereses de los Estados Unidos a diferencia de su opositor, está esperando que en esta ocasión si sea la voluntad popular la que decida el rumbo del país, ya que en el comicio del 2010 se invalido la primera vuelta que lo posicionaba como ganador, y se sospecha que en una turbia y discrecional decisión política ejercida desde Washington se confabulo un monumental fraude que posiciono como ganador al actual presidente Michel Martelly.

Nada está resuelto en Haití, aunque todo señale a Celestine como posiblelegítimo ganador, la herencia del colonialismo y la industria rapaz del saqueo parecen tener siempre muchos tentáculos sobre la antigua perla del caribe. Esperemos que en esta jornada la ambición de Washington y los Clinton, la industria usurera de las Ongs, y el extractivismo voraz no fijen sus ojos en las aguas profundas del norte, en las montañas del centro del país, no huelan como aves de rapiña, el petróleo, el cobre, el oro,  los pocos minerales vitales que le quedan al país.

Bien dijo el libertador ToussantL´Overtoure  en medio del procesoemancipador 
“Que llueva lo que tenga que llover”. 

Comentários

Postagens mais visitadas deste blog

Os Grandes projetos na Amazônia e seus impactos

De volta à Pangéia: um dos contos DESnaturalizados de Brenda Mar(que)s Pena do Imersão Latina