Chile - Primarias: Reformas o continuismo



Álvaro Cuadra
ALAI AMLATINA

El triunfo de Michelle Bachelet con más con un 73.05% de preferencias por sobre sus contendores en el pacto Nueva Mayoría no es sorpresa para nadie. Lo mismo, el triunfo de Pablo Longueira sobre Andrés Allamand con un 51,3 % en la disputa de la Alianza tampoco debiera sorprender a nadie. Se han impuesto aquellas figuras que lideran sus respectivos ámbitos en la política chilena. La consolidación del liderazgo de Bachelet y el de Longueira anuncia una campaña presidencial de alto contraste.

La concurrencia de más de tres millones de votantes es una mala noticia para aquellas candidaturas ajenas a los pactos mayoritarios. Pareciera, en efecto, que la Nueva Mayoría es capaz de atraer a sectores de izquierda y de centro con una propuesta de reformas que incluye, por cierto, una nueva constitución y educación pública gratuita. En el sector de la derecha, es claro que se ha optado por un discurso que ofrece políticas sociales dentro del modelo económico y político conocido hasta aquí. Podría afirmarse que estamos ante una Alianza continuista y una Nueva Mayoría dispuesta a reformar lo obrado hasta aquí.

Llama la atención que dentro de Nueva Mayoría sea, precisamente, Velasco el mejor posicionado con un 13%, contrastado con Orrego (8.9%) y Gómez (5.1%), lo que está mostrando que en este conglomerado hay claros límites políticos a las reformas posibles que anuncia Bachelet, pero además, está dando cuenta de que son posiciones claramente minoritarias respecto del liderazgo de la ex mandataria. En la derecha, en cambio, se advierte una Alianza que tiende más bien a un equilibrio de fuerzas, lo que tendrá evidentes repercusiones políticas a la hora de plantear una estrategia parlamentaria y un programa de gobierno.

En el actual panorama y tras las elecciones primarias, lo previsible es una elección presidencial muy contrastada entre una Nueva Mayoría que apuesta a las reformas y una Alianza que insiste en el continuismo. Esto deja poco espacio para las candidaturas alternativas, esto porque sus demandas y promesas han sido absorbidas, al menos en el papel, por la candidatura de la ex presidenta La alta concurrencia a estas elecciones primarias presagia, además, una baja en la tasa de abstenciones. No obstante, el camino a la Moneda para Michelle Bachelet no será tan expedito como pudiera pensarse. Si consideramos el piso histórico de la votación de derechas y la votación de las candidaturas “no binominales”, lo más probable es que un triunfo de Nueva Mayoría se resuelva en segunda vuelta y por un margen más bien estrecho.

Por último, debemos tener presente que la continuidad o la reforma del actual modelo económico se juega en las elecciones parlamentarias. La posibilidad de cumplir el programa de Nueva Mayoría dependerá de la configuración de fuerzas políticas en las cámaras legislativas. Las elecciones parlamentarias se llevaran a cabo bajo la modalidad binominal que tiende a mantener los equilibrios entre las dos fuerzas predominantes. En consecuencia, dar cumplimiento a un programa de reformas por la vía institucional será un camino, por lo menos, complejo. Pero, como suele decirse, en política nada está escrito y los vientos de cambio que soplan en el país podrían ser un factor determinante de los próximos años.

Elecciones primarias: Una encuesta

Las elecciones primarias efectuadas en el país son susceptibles de ser leídas como una amplia encuesta. Bajo este supuesto, resulta evidente que Nueva Mayoría (71,06%) ha obtenido un triunfo aplastante sobre la Alianza (26,81%) Es interesante destacar que mientras Nueva Mayoría representa un desplazamiento hacia las reformas, la Alianza se ha atrincherado en su sector más duro. Este nuevo cuadro político consolida una fuerte tensión entre quienes abogan por las reformas y aquellas fuerzas que apuestan al continuismo.

Entre las candidaturas derrotadas destaca Andrés Allamand (48,62%) que no logró configurar una derecha capaz de enfrentar los cambios que reclama el país, modernizando un discurso que solo afirma la herencia de una dictadura militar con una cosmética populista, personificada por Pablo Longueira (51,37%) La derecha chilena ha desperdiciado la oportunidad histórica de plantearle al país reformas democráticas serias que comprometan a ese sector con el futuro de Chile. Por el contrario, se ha impuesto el miedo que ve como amenaza cualquier cambio a la añeja institucionalidad vigente.

El amplio triunfo de la señora Bachelet muestra el papel marginal de otros actores al interior de Nueva Mayoría. Diríase que el discurso de la ex mandataria logró absorber los distintos matices que representaron los otros candidatos al interior de su conglomerado. Así, el candidato Orrego, representante de la Democracia Cristiana alcanza apenas un 8.87 % frente al 73.05 de Bachelet. Es claro que la figura de la ex mandataria tras las elecciones primarias se agiganta y se consolida como la primera opción presidencial. El triunfo avasallador de la ex mandataria, tanto al interior de su conglomerado político como frente a las candidaturas de derechas, debe ser, sin embargo, puesto en una perspectiva más amplia. El indiscutido liderazgo de Bachelet no significa, de buenas a primeras, un triunfo en primera vuelta en las próximas elecciones presidenciales. Del mismo modo, tampoco es evidente que su liderazgo signifique un triunfo así de amplio en las elecciones parlamentarias.

La dispersión del voto a la izquierda de Nueva Mayoría bien podría obligar a la ex presidenta a ir a una segunda vuelta en las próximas elecciones presidenciales. En cuanto a las elecciones parlamentarias, las candidaturas de Nueva Mayoría deben enfrentar la realidad del binominalismo, lo cual relativiza la conformación de mayorías suficientes en ambas cámaras del poder legislativo para llevar adelante las reformas sustanciales que promete el programa de la señora Bachelet.

Las elecciones primarias consideradas como una gran encuesta que cubre un segmento importante del universo electoral, nos deja varias lecciones. Primero, la figura de Bachelet concita un liderazgo indiscutido y presagia su triunfo frente a la candidatura de derechas. Segundo, la campaña que se avecina opone “reformas” y “continuismo” en una escena de “alto contraste”. Tercero, la participación amplia de ciudadanos en esta elección apuntaría a una baja en la tasa de abstencionismo en los próximos comicios, sin embargo, recordemos que un 60% de chilenos no se pronunció en las últimas elecciones. Cuarto, las candidaturas alternativas a la izquierda de Nueva Mayoría obligarían a la candidatura Bachelet a una segunda vuelta electoral. Quinto, las reformas contenidas en el programa Bachelet debilitan las opciones alternativas a Nueva Mayoría en cuanto éste absorbe, al menos nominalmente, muchas de sus demandas. Sexto, las posibilidades ciertas de implementar reformas en el país dependen de las mayorías parlamentarias y la fortaleza de la candidatura Bachelet no se endosa, de manera mecánica, a las candidaturas parlamentarias del sector, pues éstas siguen bajo un esquema binominal.

- Álvaro Cuadra es Investigador y docente de la Escuela Latinoamericana de Postgrados. ELAP. Universidad ARCIS.

URL de este artículo: http://alainet.org/active/65254
Mas informacion: http://alainet.org
RSS:  http://alainet.org/rss.phtml Twitter: http://twitter.com/ALAIinfo
__________
Agencia Latinoamericana de Informacion
email: info@alainet.org



Comentários

Postagens mais visitadas deste blog

Os Grandes projetos na Amazônia e seus impactos

Tropofonia do IMEL ganha prêmio Roquette Pinto de rádio-arte!

De volta à Pangéia: um dos contos DESnaturalizados de Brenda Mar(que)s Pena do Imersão Latina